5 estrategias de redacción SEO para feministas

animales cibernéticos, feminismo e internet, feminismo y SEO | 0 Comentarios

Si eres feminista y tienes una página web, más de una vez te habrás encontrado en ciertos debates éticos entorno al contenido que compartes y su posicionamiento en buscadores. El SEO para feministas tiene derroteros insospechados.

De entrada, veamos si hablamos el mismo idioma. Cuando digo SEO, me refiero a todas esas acciones que realizamos para que los buscadores localicen primero nuestra web en relación al tema que abordamos. El SEO es en definitiva todo aquello que hacemos para ser top en google.

Podemos hacerlo dentro de la página: la calidad del contenido, la arquitectura de la web, tiempo de descarga de la web, el etiquetado, las palabras clave, entre muchas otras cosas, que es a lo que llamamos SEO on page. Por otro lado está todo lo que accionamos fuera de la web, el SEO off page, aquí entra en juego nuestra presencia en las redes sociales, el estar linkeadas en páginas de “autoridad”, es decir, páginas con muchísimo tráfico en internet como los sitios gubernamentales o periódicos digitales de prestigio. Básicamente todo lo que activamos fuera de nuestro sitio web y que nos sirve para atraer visitas o posicionar nuestro proyecto en buscadores.

El elemento más importante de nuestra estrategia SEO es el contenido. Tenemos que generarlo con cierta periodicidad para que google siga leyéndonos como un sitio vigente, lo mejor es no exceder intervalos de más de 30 días. Una entrada mensual es lo mínimo para mantener nuestra presencia en buscadores. Es bien sabido que tiene que ser original, nadie mejor que google para detectar el plagio. Debe ser fresco, actualizado y de interés para quien nos lee. En este punto, podemos saber si vamos por el buen camino incluso sin usar una herramienta de seguimiento y análisis, muchas veces nos basta ver cuánto se comparte, likea o comenta.

1.- Títulos que respondan a motores de búsqueda

Es recomendable que el título de nuestra entrada esté pensando desde lo que buscaría una persona interesada en el tema. Un error común es nombrar nuestras publicaciones con pretensiones estéticas que resultan poco claras para los bots de google. Pongamos de ejemplo a la revista Pikara Magazine:

¿A qué motor de búsqueda respondería el bicho rosa o de cuando follamos las promiscuas?  Este título no revela nada del contenido, las personas con VIH que podrían estar interesadas en este debate podrán acceder a él si conocen previamente la revista o lo lee por redes sociales. A pesar de todo el tráfico y lo bien posicionada que esta Pikara Magazine (gracias a su  abundante contenido y un brillante trabajo en redes sociales) ningún buscador pondría en sus resultados este artículo si una persona buscará algo como “Tengo VIH ¿puedo tener sexo?” o “VIH y sexualidad”. He realizado el ejercicio en un navegador libre de caché y cookies, y tristemente lo que encontraría son las páginas de siempre ONUSIDA, Planned Parenthood o CDC (centro para el control y la prevención de enfermedades).

Ten en cuenta que el título tiene que tener entre 50 y 70 caracteres para que aparezca entero en los buscadores.

2.- ¿Qué son las palabras clave? ¿Cuáles son las indicadas para feministas?

 

Las famosas keywords del mundillo del marketing digital, es lo que he dicho anteriormente, son las palabras que intuimos que una usuaria va a escribir en el buscador para localizar información.

Por lógica, tenemos que introducir estas palabras tanto en nuestros títulos, como en el resto del contenido, incluso en nuestras imágenes para que los buscadores tengan muy claro que debe seleccionarnos cuando alguien la pone como motor de búsqueda.

Es posible que nos dejemos guiar por la intuición, si estamos iniciando una revista feminista, es fácil pensar que nuestras visitas llegarán cuando alguien ponga en el buscador de google “revista feminista”, sin embargo, a mayo del 2020 google arroja 15.600.000 resultados. ¡Somos muchas en la red! Y esperemos que cada vez más.

Según la herramienta KWFinder, los 5 primeros sitios para la búsqueda de “revista feminista” en el estado español son para pikara magazine, mujeres en red, revista feminismos, Investigaciones feministas  y Antes de eva.  

Como pueden ver en la gráfica la recomendación de posicionar esta palabra clave es amarilla, moderada. Dicho en plata: Nos va a costar mucho, pero es posible. 

Mi recomendación para elegir tus palabras clave, es primero: confiar 100% en tu criterio porque nadie mejor que tú sabe para quien escribe y a quien quiere llegar, lo segundo es valernos de estas herramientas SEO para perfeccionar nuestras palabras clave y ver sus posibilidades.

3.- Trending topics en código de SEO feminista

 

Resulta obvio que nuestros textos tienen que seguir una línea, si escribimos sobre feminismo, todo aquello que abordemos tendrá que guardar relación y escribirse bajo esta perspectiva. Contendrán palabras claves que incluso “saldrán” de manera espontánea y sin necesidad de estar consultando herramientas para SEO, pero y, a que estamos abordando la redacción para SEO hay una forma de no basar nuestros contenidos en palabras clave, sino en sucesos que están ocurriendo en tiempo real: los trending topics.

Esto es muy sencillo, tenemos que estar atentas a ser las primeras en escribir un artículo SEO en relación a una noticia muy reciente y que esté generando muchas búsquedas en internet (trending topic).

Ya no se trata de buscar palabras clave como he dicho en los dos puntos anteriores, porque aún no podemos saber específicamente que está buscando la gente y cuantas veces.

 

Regresemos a Pikara Magazine, antes de que se anunciara el estado de alarma en el estado español. El 11 de marzo, la revista ya había escrito un texto que abordaba la crisis sanitaria por COVID-19,  Sin corona y con virus.

Recien iniciaba la cuarentena cuando ya tenía publicaciones como Por una renta básica de cuarentena (16 de marzo) o El movimiento feminista pide crear una mesa para abordar la crisis de cuidados del coronavirus (17 de marzo).

Y hasta el momento tiene exactamente de 64 publicaciones que abordan el tema la crisis sanitaria desde una mirada feminista.

 No creo que su intención de abordar este suceso se base en visibilidad, porque en definitiva todo lo que gira entorno a esta crisis civilizatoria es algo a pensarse desde los feminismos, pero incluso sin intención alguna, el escribir y el escribir primero sobre un trending topic nos hace ganar posicionamiento.

4.- Lenguaje inclusivo versus legibilidad

Algo que definitivamente no gusta nada a google son las faltas de ortografía. Tenemos claro que para muchas de nosotras utilizar lenguaje inclusivo no es una falta de ortografía si no una reivindicación. Pero google no piensa ni como nosotras, ni como la RAE, su pensamiento es puramente estadístico. Si mañana la mayoría de webs en castellano que contentan la palabra vaca, la tuvieran escrita con k: vaka. Para Don Google esta sería la forma ortográficamente correcta de nombrar a tan hermoso mamífero y que la real academia de la lengua y todos los diccionarios del mundo hagan y digan lo que quieran.  Ejemplifiquemos nuevamente con Pikara Magazine:

Este texto está escrito en su totalidad con lenguaje inclusivo. Desde las primeras palabras que prosiguen al título encontramos en una sola línea dos faltas de ortografía (según google). Esta parte es importante para el SEO porque si no introducimos manualmente descripciones cortas o meta descripciones de lo que aborda el artículo, google se basa en las primeras líneas para generarlos. Así es como aparece en algunas entradas del buscador:

Regularmente se intenta aprovechar cada golpe de vista, cada microsegundo de atención y por ello, muchas trabajadoras del SEO y la gestión de contenido deciden hacer sus meta descripciones de forma manual, introduciendo texto finamente resumido para que la persona entienda en 155 caracteres cual es el tema central del texto y no se permitirían una falta de ortografía en un lugar que es clave.

Esto no significa renunciar al lenguaje inclusivo, es posible jugar con la lengua española y evadir el masculino genérico en sitios claves para el SEO, como los títulos o las metadescripciones autogeneradas o manuales. El uso del lenguaje inclusivo y una buena estrategia SEO no están enfrentadas, si no que requieren una dosis extra de creatividad y esfuerzo.

5.- Variantes del lenguaje inclusivo, SEO feminista y anticapacitista

En los senderos de utilizar un lenguaje neutral de género nos hemos encontrado algunas variantes: la arroba, el asterisco, el uso de la x, la i y la e.

Desconozco la proporción en que se utilizan o se utilizaron cada una de estas variantes, actualmente y con base en un conocimiento meramente empírico diría que la e es la opción mayormente elegida, no soy la única persona que lo cree, hay quien afirma que se trata de la variante más popular porque su pronunciación es mucho más sencilla que las opciones anteriores.

Si lo pensamos desde un SEO feminista anticapacitista, definitivamente la e es una mejor opción, aunque muchas lo ignoremos desde hace más de 10 años existen toda una serie de pautas para garantizar que las personas con algún tipo de diversidad funcional no sean discriminadas al momento de acceder a una web.

El hacer de tu web un lugar accesible para todas no es una opción, es un requisito legal en algunos países y algo que google se toma muy en serio al momento de posicionar un sitio. Las adecuaciones se basan en cuatro principios, el tercero de estos principios es la compresión de la información y el diseño de interfaz, aquí entre muchas otras cosas entra el idioma de la web, el uso de abreviaturas y, por supuesto, el uso de palabras inusuales que no puedan entenderse por el contexto y la consecuente implementación de mecanismos que faciliten su compresión.

Encontrar un mecanismo que facilite las variantes de género que utilizan arroba, asterisco o una equis es un dolor de cabeza innecesario. De entrada son impronunciables por los software de lectura que utilizan las personas con visibilidad reducida o nula, tendríamos que buscar una alternativa para hacerlo posible. Es energía mal empleada, si podemos utilizar la “e”.

Regresemos al ejemplo anterior de Pikara Magazine, el mismo ensayo, pero ahora vayamos a la descripción de quien firma el artículo:

La abreviatura AAOD tendría que tener en su versión HTML la etiqueta </abbr> para identificarla como una sigla, esto en el nivel AAA, el nivel de accesibilidad más alto. Podemos obviarlo, mientras tenga una explicación y realmente la tiene.  Realicé el experimento de leerla como lo haría una persona ciega, con un software bastante común y gratuito (Non Visual Desktop Access) y este fue el resultado:

“mientras estaba en la plataforma AOD Alumn s Afectad s por Orientador s que Desorientan me puse a traficar poesía.”

El software no pronuncia la x y viene de un texto que utiliza la variente «e» del lenguaje inclusivo. Vaya lío ¿no? sobre todo si intentamos estar en la piel de una persona que necesita una prótesis digital para poder leer. 

La cuestión es, sin juicio alguno, que todas deberíamos estar poniendo energía en que nuestros espacios virtuales sean un lugar menos hostil para las personas con diversidad funcional y de paso, estaríamos impulsando nuestro posicionamiento SEO.

×

¡Hola!

Seguimos en cuarentena, así que estoy online casi todo el día. ¡Conversemos!

× Contáctame por Whatsapp
Ir al contenido